La villa de Montesa

La villa de Montesa está situada en la vertiente norte del valle de su nombre, en la comarca de La Costera.

escudo

A 293 m de altitud, con una población de 1.204 habitantes (INE, padrón municipal a 1-I-2017) y un término municipal de 48,1 km2, limita al norte con Enguera, al este con l’Alcúdia de Crespins y Canals, al sur con Aielo de Malferit y al oeste con Vallada, pueblo que formó parte del término de Montesa hasta el año 1547.

El valle, de forma alargada, se encuentra entre los sistemas Ibérico -sierra Plana o de Enguera- y el pre-Bético, donde se eleva la sierra Grossa. Lo cruza el río Cànyoles o Montesa, situado a los pies de esta última sierra.

Desde el punto de vista económico, Montesa continúa dependiendo de la agricultura, hecho que la distingue del resto de pueblos vecinos. La falta de agua -los primeros pozos para el riego datan de los años cincuenta-, junto a probablemente, el fuerte caciquismo ejercido por los gobernantes del pueblo hasta la transición democrática, han hecho que Montesa continúe basando su modus vivendi en el sector primario. Los jóvenes que en la actualidad no desean estar atados a las tareas del campo, deben buscar su trabajo en las fábricas de Vallada o Canals. Las pocas fábricas situadas en el término de Montesa, de muebles de mimbre, son de origen foráneo y tan solo dan trabajo a cerca de setenta personas.

Los cultivos, sobre todo a partir del hallazgo de nuevos pozos en los años setenta, han sufrido una transformación radical. Las tradicionales viñas, olivos y algarrobos han ido sustituyéndose por árboles frutales y cada vez más por cítricos, que vienen a sustituir las plantaciones de fresón, cultivo que tuvo un gran desarrollo en el término en los años setenta-ochenta.

Demográficamente siempre ha sido corto el número de habitantes. Aunque faltan estudios en profundidad sobre este aspecto, se asegura que en 1646 el pueblo lo formaban tan sólo 160 casas, siendo afectado gravemente por las pestes del siglo XVII. El censo de Floridablanca de 1786 cifra para Montesa un total de 808 habitantes. Habrá que esperar al siglo XIX para que la población aumente con fuerza, así en 1857 contaba con 1216 habitantes, consiguiendo la cifra máxima en 2006 con 1446 personas.

El casco urbano se encuentra edificado sobre la pendiente que sube hacia el castillo, adaptándose las calles, estrechas y empinadas, a las curvas de nivel. La más larga se divide en dos, la de Sant Vicent, donde hasta finales del siglo XIX aún había una puerta y la de la Mare de Déu del Carme, que cruza el barrio conocido popularmente con el nombre de ravalet. Otras calles, perpendiculares a la Sant Vicent, articulan el casco antiguo de Montesa, -calle Santa Bàrbara, calle del Mig, calle Sant Josep, calle Sant Antoni y calle Sant Francesc-. En la plaza de la vila se sitúan los edificios más importantes de Montesa: la Casa de la Vila, la iglesia de l´Assumpció y la Casa Abadía, mientras que en el barrio de la vila, con un trazado más irregular, se sitúan las calles Pujada del Castell, Sant Sebastià, Santa Anna, Rosari y Ànimes.

Dentro del proceso continuo de ir situándose más hacia al valle, durante el siglo XX se construyó la parte moderna de Montesa. Este núcleo lo forman una serie de calles que convergen en el antiguo camino de la estación -hoy avenida de Silverio Perfecto Sanz Navarro-, donde van a morir las calles de Hermenegildo Monleón, Dr. Villa Pedroso, Assumpció Perales, Mestre Serrano, Doctor Fleming, entre otras.

Situado a 60 kilómetros de Valencia y 13 de la ciudad de Xàtiva, el pueblo cuenta con buenas comunicaciones, ya que su término lo atraviesa la N-430. Se puede venir también en tren, aunque la estación (desgraciadamente derribada en 2012)  se encuentra un poco lejos del casco urbano, aproximadamente a un kilómetro de distancia. No obstante, el enlace en tren des de l’Alcúdia a Moixent, pasando por Montesa, se hace, en la actualidad, en autobús, debido a las obras que se realizan en las vías.